Triatlón y Diabetes

Triatlón y Diabetes

Si eres diabético y triatleta, siempre debes llevar una identificación médica para que te puedan ayudar de forma rápida y eficaz en caso de emergencia.

 

Si tienes diabetes tipo 1, terminar un triatlón un gran reto para tu nivel de azúcar. Un triatlón no solo significa un nivel de esfuerzo muy alto sino además de larga duración y esto requiere un control especial si tienes diabetes. Si tomas las precauciones adecuadas, la diabetes no debe ser motivo para no participar en un triatlón.

El triple reto de natación, ciclismo y running suena bastante difícil de manejar, pero se puede hacer con una buena estrategia basada en prueba y error que te permite averiguar qué método funciona mejor para ti.

Llevar un Monitor Continuo de Glucosa (CGM) tiene muchas ventajas si compites y algunos incluso son resistentes al agua. Te permite controlar tu nivel de azúcar en cada momento durante una carrera.

Entrenamiento

Cada uno de los tres deportes puede tener un impacto diferente en tu nivel de azúcar y requiere planteamientos diferentes, especialmente si entrenas los tres durante el mismo día. La natación reducirá drásticamente tu glucosa y es recomendable iniciar este ejercicio en un nivel relativamente alto, entorno a los 12 mmol/l (215 mg/dl).

Durante tu entrenamiento, especialmente si eres novato, debes parar cada 30 minutos y medir tu nivel de azúcar. Comer hidratos de carbono o azúcar durante y después de tu entrenamiento te ayudará a evitar una bajada de azúcar.

El Running tiene efectos diferentes en diabéticos, pero comprobar tu nivel de azúcar antes y después del entrenamiento será necesario en todos los casos. Esto te permite sacar tus propias conclusiones para dosificar tu insulina y que cantidades de hidratos de carbono debes comer durante y/o después de tu entrenamiento.

En el ciclismo es probable que tengas que hacer paradas para ajustar tu nivel de azúcar. Esto es especialmente importante si practicas este deporte como tercero consecutivo el mismo día ya que el agotamiento tendrá un impacto directo a tu nivel de energía.

El día de la carrera

Parar durante un triatlón para analizar tu sangre puede ser aparatoso si no llevas un CGM, especialmente en una competición. Sin embargo es estrictamente necesario que revises tu nivel de azúcar.

Tu dieta dependerá de la distancia de la carrera, pero te recomendamos que empieces con un desayuno ligero que no requiere una toma de insulina.

Comer poco y muchas veces siempre es recomendable ya que no querrás competir con el estómago lleno y te ayudará a mantener tus niveles de glucosa más estables.

Por otro lado, si tu nivel de glucosa es demasiado alto, te sentirás cansado y tendrás sed, cosa que aumenta tu frecuencia cardíaca y bajará tu energía, así que encontrar el equilibrio es clave.

Natación

Debes iniciar la natación con un nivel alrededor de 14 mmol/l para acabar en un nivel manejable. Este nivel está por encima de nuestra recomendación anterior porque necesitarás reservas para los esfuerzos que vienen después.

Lleva pequeñas dosis de glucosa en tu neopreno o bañador para emergencias. Si te sientes flojo y puedes, haz un test, sino, sigue tu intuición y come algo de azúcar.

Muchos triatletas, cuando salen del agua, encuentran la transición a la bici psicológicamente muy difícil. En este momento deberías hacer un análisis y tomar algo de azúcar por ejemplo en forma de pastillas de dextrosa, según el resultado.

Ciclismo

Usando un CGM podrás monitorizar tus niveles en cada momento, y consumir el azúcar que necesitas sin dejar de concentrarte en la carretera. De otra forma deberías tomar el equivalente a una pastilla de dextrosa cada 10 minutos. Puedes fijarlas con cinta adhesiva en tu manillar o en cualquier otro lugar en tu bici.

Algunos triatletas también se llevan su medidor de glucosa en su bici. Esto es especialmente importante en largas distancias, aunque te recomendamos que pares para ello y no lo hagas en plena marcha. Tu seguridad vale más que mejorar tu tiempo.

Running

En esta fase ya tendrás tu nivel de azúcar y energía por los suelos y necesitarás comer azúcar. Prueba con lo equivalente a dos pastillas de dextrosa cada 30 minutos y analiza tu nivel de glucosa aunque pierdas algunos minutos.

Después de la carrera

Después de la Carrera debes hacer un test cada 2 horas durante el resto del día. Puedes tener altibajos como resultado del ejercicio.

Come normal durante la tarde y por la noche y prueba una dosis de insulina inferior de lo habitual para mantener el nivel algo más alto y evitar una bajada repentina durante la noche

Fuente: www.diabetes.co.uk

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

404