Campamentos de verano, ¿qué hago con los niños?

Campamentos de verano, ¿qué hago con los niños?

Llegó el momento que muchas familias llevaban esperando todo el año: la hora de enviar a los más pequeños a un campamento de verano. Para ellos, una oportunidad de aprender, disfrutar y conocer gente nueva en un entorno natural. Para los padres, una pequeña tregua en casa, probablemente.
Sin embargo, debemos plantearnos muchas cosas antes de elegir, y algunas de estas cuestiones llegarán a quitarnos el sueño a muchos. Actualmente existe una oferta muy amplia y variada: campamentos urbanos, de montaña y de playa; de idiomas, actividades deportivas o ecología; de un mes, 15 días o una semana; en la otra punta del país, en el extranjero, a 5 minutos de casa… Y con tantas opciones, ¿cómo elegir el mejor campamento?
Y tú que pensabas que mandarlos de campamento era la solución fácil…

Los campamentos le dan la oportunidad a tus hijos de pasar tiempo al aire libre

1. ¿Qué tipo de campamento elegir?

Lo primero en lo que debemos pensar es qué tipo de campamento queremos. Hoy en día la oferta es mucho más extensa y variada que en nuestros tiempos. Hace años ir de campamento significaba, en la mayoría de los casos ir a algún lugar en la montaña donde dormiríamos junto a decenas de niños en un refugio o bungalow haciendo un montón de actividades diferentes cada día.

Sin embargo, hoy en día las posibilidades se han multiplicado. Desde campamentos de actividades deportivas específicas, a campamentos de idiomas, campamentos de supervivencia, de educación ambiental o una mezcla de todos los tipos anteriores.

Nuestra recomendación es que, antes de nada, consultéis con vuestr@ hij@ qué es lo que más le podría interesar (y no, un campamento de videojuegos no es una respuesta válida). La finalidad es que el niño pueda pasar el máximo tiempo posible despegado de la pantalla mientras hace ejercicio, respira aire fresco y aprende algo nuevo.

Lo importante es que vayan a un lugar donde aprendan, se diviertan y sobre todo hagan amigos

Lo importante es que vayan a un lugar donde aprendan, se diviertan y sobre todo hagan amigos

Existen muchos campamentos que conjugan la actividad física con el aprendizaje, como por ejemplo los campamentos de surf e inglés (o cualquier otro deporte), de supervivencia y deporte o de educación ambiental con actividades físicas. Las posibilidades son infinitas y podríamos proponerte muchas opciones, pero lo mejor es que lo hables con tu hijo.

2. ¿Campamento de playa o de montaña?

Aquí es más fácil aconsejar. Si vivís en la costa, buscad algo en la montaña, y viceversa. La finalidad del campamento es siempre que hagan algo nuevo, que vean un sitio diferente y que se lleven una experiencia nueva a casa, así que aprovechad esta oportunidad para que puedan ver un lugar nuevo y vivir en un entorno al que no tienen la oportunidad de acceder durante el resto del año.

EN la actualidad se ofrecen campamentos de inglés con actividades deportivas, como surf

En la actualidad se ofrecen campamentos de inglés con actividades deportivas, como surf

3. ¿Cuánto tiempo?

Separarse de ellos es difícil, lo entendemos, pero mandarlos a un campamento de 7 días no servirá de mucho: en cuanto se hayan acostumbrado al nuevo entorno y hayan empezado a forjar nuevas amistades les tocará irse a casa, y probablemente no tengan la oportunidad de aprender nada nuevo volviendo a casa frustrados. Nuestra recomendación es un campamento de 15 días. Con 15 días tendrán tiempo suficiente para aclimatarse, hacer nuevas amistades y aprender.

4. ¿Dónde?

Esta cuestión ya es bastante más personal, y aunque es una decisión que no se debe tomar muy a la ligera, ten en cuenta la edad de tu hijo al mandarlo más lejos o cerca. También dependerá mucho del tipo de campamento al que lo lleves y de lo cercano o lejano que esté pero, ante todo, intenta darle la oportunidad de que vea un lugar nuevo y de que salga un poco de su zona de confort.

Además de todo esto, la seguridad y el bienestar de tu hij@ es lo primero, por eso consulta también entre tu círculo de amistades, e intenta aprender algo de las experiencias previas de otros padres con sus pequeños. Busca un lugar en el que tengas la certeza de que van a estar protegidos y de que los monitores son profesionales y experimentados y que, ante una situación de emergencia, van a saber reaccionar.

Vaya donde vaya, no te olvides de la Safesport ID

Vaya donde vaya, no te olvides de la Safesport ID

Elijas el campamento que elijas, lo importante es que pase unos días agradables y de que esté seguro, por eso debe llevar consigo una pulsera Safesport ID. Ante cualquier problema, los monitores tendrán sus datos vitales a su disposición sin necesidad de acudir a ningún fichero y tú estarás mucho más tranquil@ sabiendo que tu hij@ estará protegido a todas horas.

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedinmailFacebooktwittergoogle_pluslinkedinmail

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

404